Contenidos

Introducción

Download PDF

Muchas han sido las tardes invernales en Ginebra que hemos compartido durante una década en las que han quedado pocos resquicios de la vida cotidiana sin triturar, como poco era lo que dejábamos en los platos de nuestro metódico couscous royal en laMamounia, al terminar el puente de Coulouvreniére. Pudimos repasar la caída de economías, gobiernos, banqueros, defraudadores (perdón por la reiteración), y hasta de reyes, pero siempre alrededor de un vino de Guerrouane que nos inspiraba compasión por aquellos semejantes en descrédito y nos animaba en nuestros proyectos intelectuales, menos lucrativos pero más dignos. ¿Por qué no hacer uno en común?

EU-topías podía conjurar dos profesiones tan distintas como las nuestras, poeta y comunicólogo uno y médico el otro, en un proyecto unitario, un dossier monográfico sobre Pobreza y Enfermedad que hoy se abre entre las manos del lector. Hemos querido que fuera un ramillete de artículos dispersos pero intensos que respondieran a esos dos denominadores. El resto lo han hecho primeras espadas –todos amigos y conjurados en favor de la misma causa– quienes nos enseñan cómo la pobreza y la enfermedad forman un único poliedro con muchas aristas. Los autores nos descubren varias caras de ese poliedro de manera rigurosa y crítica, como no podía ser menos. El buen caldo marroquí lo aparcamos a un lado para denunciar, esta vez completamente en serio, cómo la pobreza y la enfermedad se abrazan en este mundo de capitalismo salvaje en una promiscuidad tan obscena como inaceptable.

Una primera aproximación al proyecto, del que surgió la idea de elaborar el presente dossier tuvo lugar el día 20 de octubre de 2009 en la Sala XX del Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra, la conocida como «Sala de la Alianza de las Civilizaciones». Esa tarde de otoño ginebrina celebramos una Mesa Redonda bajo el título de Ética, estética y enfermedad, organizada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, con la colaboración de la Organización Mundial de la Salud, la Misión de España ante las Naciones Unidas y las Organizaciones Internacionales en Ginebra, la Fundación para la Cooperación y la Salud Internacional, el Club del Libro en Español de las Naciones Unidas, y la Asociación de Funcionarios Internacionales Españoles.

Presidía el acto D. Javier Garrigues, en aquel momento Representante Permanente de España ante las Naciones Unidas, quien presentó el tema que serviría de leit-motiv de la Mesa Redonda, la leishmaniasis, y destacó que en estos momentos España era la sexta principal donante en la OMS para paliar las enfermedades desatendidas, y la primera a escala mundial en sus aportaciones para la prevención y curación de esa enfermedad.

Seguidamente tomó la palabra el Dr. Savioli, director del Departamento de Enfermedades Tropicales Desatendidas en la OMS, que habló del triple objetivo que anima a la Organización para afrontar este tipo de enfermedades: la detección, el tratamiento y la interrupción de la enfermedad. Asimismo mencionó la necesidad de reducir el sufrimiento y las repercusiones socioeconómicas que la enfermedad produce en las poblaciones afectadas.

A continuación uno de nosotros (Jorge Alvar) presentó un documental filmado en Perú (país en el que esta dolencia se conoce como “uta”), a partir de un guión propio y con realización de José Cuevas que forma parte de una trilogía destinada a informar sobre la enfermedad, sus secuelas y las medidas que se toman para prevenirla y curarla en distintas partes del mundo.

La leishmaniasis es una enfermedad parasitaria, llamada también lepra blanca, producida por un protozoo que se transmite a las personas y a los animales a través de la picadura de la hembra de distintos géneros de mosquitos chupadores de sangre.

Al final de la proyección Begoña Peris, Presidenta del Club del Libro en Español, presentó a los tres ponentes de la sesión:

Enrique del Olmo, Secretario General de la FIIAP, habló de la política sobre el desarrollo y de las dificultades económicas del tercer mundo, al que afecta de forma terrible la crisis actual. Subrayó que la ayuda al desarrollo habría que medirla por los resultados, país a país, y hacer un seguimiento exhaustivo del los fondos que entregan con esta finalidad los distintos países cooperantes. Destacó la importancia de crear proyectos que perduren en el futuro y afirmó que en la base del desarrollo económico habría que situar siempre, en primer lugar, la dignidad humana.

Otro de nosotros (Jenaro Talens), catedrático en esas fechas de la Universidad de Ginebra, se centró en el análisis del documental que acababa de proyectarse, subrayando cómo sus imágenes, de una extrema desnudez y crudeza, permitían abordar una realidad tan brutal, huyendo al mismo tiempo del mero efecto emocional que suele provocar la visión de la enfermedad y la pobreza. El film presentaba el problema de la leishmaniasis en Etiopía cuidando mucho de no dirigirse a la fácil sentimentalidad del espectador, mediante imágenes elaboradas con una finalidad tan precisa como brechtianamente didáctica: hacer un llamamiento crítico a la solidaridad antes que a la mucho más común (y coyuntural) caridad cristiana. Acabó afirmando que un discurso artístico (en este caso, un film) no tiene nunca la posibilidad de derribar un muro pero sí es capaz de hacernos tomar conciencia de que quizá valga la pena intentar hacerlo con las propias manos.

Finalmente, Fernando Savater, catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense y escritor, así como uno de los intelectuales más comprometidos de la España actual, afirmó que el mayor racismo es la miseria y que la miseria es en sí misma la peor enfermedad. La pobreza aleja de los demás, margina y no permite el acceso a las posibilidades que los demás pueden utilizar y disfrutar. Dijo que la pobreza debería declararse ilegal y que deseaba que algún día fuese percibida como percibimos ahora las viejas lacras de la esclavitud. Comentó que no nos es posible desvincularnos de la política ni de sus consecuencias, pues en una sociedad democrática políticos somos todos, aunque sólo distingamos las cabezas visibles de la misma, cabezas que nosotros hemos elegido. Afirmó que el mundo es más seguro cuanto más justo es y que la cooperación hay que entenderla no sólo como algo que damos sino como algo de lo que toda la sociedad se beneficia. Las personas enfermas no pueden participar de la evolución de la sociedad y de la economía de un país, convirtiéndose en una doble carga para todos.

El acto, del que ofrecemos testimonio gráfico junto con estas líneas, contó con una nutrida presencia de público.

La mesa redonda, con nosotros dos y diferentes participantes en cada ciudad, se repitió más tarde en Barcelona y Madrid, con la proyección en ambos casos del mismo documental. Fue el interés percibido hacia una problemática que sintomatizaba como ninguna los efectos perversos de la entonces incipiente crisis, económica y de valores, que ha azotado las sociedades actuales, la que nos movió a poner en marcha el dossier que presentamos a continuación. Somos conscientes de que la simple denuncia de hechos tan lamentables no cambiará demasiado las cosas, pero al menos esperamos que colabore a la reflexión sobre una de las mayores lacras del mundo contemporáneo dando testimonio de nuestra voluntad de resistir a la normalización y supuesta inevitabilidad de la barbarie.

Jorge Alvar y Jenaro Talens